Cargando Eventos

« Todos los Eventos

  • Este evento ha pasado.

TORRES, PUERTAS Y MURALLAS DE LA ALHAMBRA (I)

11 febrero, 2012

El pasado sábado, 11 de febrero, más de treinta valientes socios hicimos frente a las gélidas temperaturas con que nos despertamos e iniciamos la primera de las dos visitas programadas por la Asociación al sistema defensivo de La Alhambra.
Empezó la visita en la Plaza de los Aljibes, donde comenzamos a interpretar la función de la Alcazaba con sus torres principales, especialmente las del frente Este, las torres del Homenaje, Quebrada y Adarguero, así como la Puerta de la Tahona, redescubierta en los años 50 del siglo XX por D. Jesús Bermúdez Pareja, quién también realizó la excavación de la plaza de organización urbanística ante los palacios nazaríes y el sector del aljibe cristiano y la Puerta del Vino.
Viendo las huellas de los restos hallados en las excavaciones, nos acercamos hasta una rejilla similar a una alcantarilla que cubre el postigo de la Alcazaba y que queda por debajo del nivel del terreno actual. También en este sector pudimos contemplar los restos de murallas y torres que quedan en forma de rampa para el acceso a la Alcazaba.

Tras esto, pudimos analizar con detalle la espléndida Puerta del Vino, tanto su fachada exterior como la interior y siguiendo la interpretación simbólica de Ibrahim Salameh (Tesis doctoral, Universidad de Granada, 2000) ver como pudo ser la puerta de acceso de la explanada o musalla islámica habilitada para la oración al aire libre. Vimos también, los restos de pintura que quedan sobre el enlucido de la cara interna y que habitualmente quedan desapercibidos. Junto al edificio pudimos apreciar otra rejilla en el suelo que es la entrada al gran silo que se sitúa junto a la puerta, al igual que la zona en donde se descubrió un aljibe medieval.

Tras visitar estos restos nos trasladamos hasta la gran Puerta de la Justicia, donde vimos el comienzo del camino de ronda de la muralla y la placa que se ubicó originalemente en el aljibe cristiano y que contiene la siguiente inscripción:
«Los muy altos católicos y muy poderosos señores don Fernando y doña Ysabel rey y Reina nuestros señores, conquistaron pro guerra de armas este reino y ciudad de Granda la cual después de haber tenido sus altezas en persona sitiada durante mucho tiempo el rey moro Muley HAcen les entregó con su Alhambra y otras fuerzas a dos días de enero de mil y cuatrocientos noventa y dos años. Este mismo día sus altezas pusieron en ella por su alcalde y capitán a don Iñigo López de Mendoza, conde de Tendilla, su vasallo al cual partiendo sus altezas de aquí dejaron en la dicha Alhambra con quinientos caballeros y mil peones, y a los moros mandaron quedar en sus casas en la ciudad y sus alquería como primero estban. Este dicho conde pro mandamiento de sus altezas hizo contruir este aljibe«
A continuación, pudimos ver las magníficas bóvedas de la torre, así como los imponentes cerrojos originales de la puerta. Ya una vez fuera, analizamos en detalle los dos grandes arcos de herradura, con sus famosos símbolos de la mano y la llave, y la buharda defensiva, fijándonos en las magníficas gárgolas de piedra de época nazarí.
A partir de este momento iniciamos el ascenso hasta la Torre de las Cabezas, llamada así por las gárgolas cristianas que desaguaban la lluvia del baluarte defensivo gótico que situaron los Reyes Católicos a mitad de camino entre la Puerta de Siete Suelos y la Puerta de la Justicia. En este punto nace la rampa que conduce a la Puerta de los Carros, abierta en la muralla hacia 1530, para poder pasar las carretas con los materiales de construcción para el palacio de Carlos V. A él llegamos tras identificar la torre-mirador del palacio de los Abencerrajes, cubierta por el bosque. Una vez flanqueada la entrada de los carros, pudimos ver cómo se recuperaba el camino de ronda que se iniciaba en la Puerta de la Justicia.

Aquí podría haber acabado esta visita, pero la alargamos un poco y nos acercamos a ver las ruinas de la casa del Muftí, la reaparición de la calle Real Baja tras el palacio de Carlos V y su relación con los palacios nazaríes y la Rawda. Después nos encaminamos por la calle Real Alta hasta el Parador de San Francisco, viendo al paso algunos elementos singulares que se encuentran en dicha calle. Una vez en el Parador, entramos en la que fue capilla de enterramiento de los Reyes Católicos y tras identificar los restos nazaríes que allí se conservan, dimos por terminada la visita que, gracias al magnífico día de Sol que hizo,  consiguió que no nos heláramos.

En la próxima visita seguiremos el perímetro exterior de las murallas de La Alhambra, desde la Torre de las Cabezas hasta bajar por la cuesta de los Chinos, viendo el sistema de comunicación con el Generalife, la ubicación de alguno de los postigos y las leyendas de las torres de las Infantas y Cautiva.
¡ Hasta la próxima !

Detalles

Fecha:
11 febrero, 2012